Pages

martes, 21 de mayo de 2013

La LIJ para contar la Historia en Secundaria



Abstract



La Guerra Civil Española se puede estudiar en las aulas de Secundaria leyendo Literatura Infantil y Juvenil. Diferentes libros de estas características muestran a los alumnos los sucesos más significativos de este conflicto, así como sus consecuencias. De esta manera se acerca a los estudiantes a una realidad más tangible, alejada de los contenidos estrictamente académicos, en los que predominan fechas, nombres de generales o de batallas. A través de la lectura de obras como Cielo abajo de Fernando Marías; Silencio en el corazón de Jaume Cela; Memorias de una vaca de Bernardo Atxaga y El hombrecito vestido de gris de Fernando Alonso, se pueden trabajar en el aula todos los tiempos del enfrentamiento bélico. El conflicto, las batallas, los ataques aéreos, las ideologías de cada bando, pero también los años inmediatamente posteriores a la guerra y la dictadura, aparecen recogidos y presentados en términos cercanos a los alumnos, con personajes cercanos a su sensibilidad y entramados que responden a sus intereses reales, no impostados.

La lectura contribuye al desarrollo cognitivo de los jóvenes y favorece la consecución de las habilidades básicas, así como la competencia de aprender a aprender. Los estudiantes en el proceso lector realizan inferencias sobre las tramas que se suceden y ponen en marcha su mente, su creatividad…, al tiempo que obtienen respuestas sobre los hechos históricos y fortalecen su autonomía.

Por tanto, se plantea que la asignatura de Literatura tienda un puente a la de Historia y viceversa, hasta construir un camino bidireccional en el que los alumnos puedan pasear por el saber, lejos de los compartimentos estancos a los que estamos acostumbrados. Así, el aprendizaje significativo y el trabajo colaborativo se pueden convertir en la base metodológica necesitaría para a un aprendizaje activo.

El único problema: la distancia que separa a quienes imparten las materias, pero eso tiene solución.




Palabras Clave: Literatura Infantil y Juvenil; Historia y Literatura; Aprendizaje significativo; Aprendizaje activo; Guerra Civil Española.

3 comentarios:

Axel Ramírez Vitoria dijo...

Primero debo anteponer la pega: el tema de la Guerra Civil está muy trillado. Cine y literatura publican cada año una cantidad ingente de material sobre el último gran enfrentamiento de las dos Españas.

Dicho esto, es una idea que se me pasó por la cabeza este invierno, cuando andaba enfrascado con la lectura de LIJ y, cómo no, me di de bruces con varias alegorías e historias ambientadas en el conflicto. Siendo una idea que se me pasó por la cabeza... ¡No podría ser menos que genial!

Bromas aparte, me parece una original colaboración interdepartamental.

Marta Pérez Cerdá dijo...

Muy buena entrada. Me parece una propuesta muy buena para trabajar la historia mediante la lectura de libros que simbolizan estos sucesos. El abstract me parece muy original y ordenado.
¡Felicidades Isa!

letizia nati poltri dijo...

Muy interesante esta propuesta, Isa, original e insólita. La literatura es una forma de expresarse y, a través de ella, los lectores pueden acercarse a épocas lejanas, vivirlas desde nuevas perspectivas, aprender hechos históricos, como bien señalas. Creo que las posibilidades que ofrece la lij en el aula, siguiendo tu idea, podrían ser infinitas.

Publicar un comentario

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.